Blog

Mindfulness, emociones y niños

Posted on 9 May 2018 | 0 comments

Mindfulness, emociones y niños

  En muchas ocasiones la motivación que nos lleva a querer que los niños aprendan mindfulness es que aprendan a gestionar mejor sus emociones.  En este artículo quiero exponer desde mi experiencia, el proceso que implica este logro, especialmente para que los adultos puedan saber que no es algo que se logra en unas pocas sesiones, sino que es un proceso.   Cuando enseñamos minfdulness a los niños, comenzamos realizando juegos que requieren la atención del niño y la mantienen por un tiempo de manera que refuerzan su capacidad de dirigir la atención conscientemente, a su vez se van familiarizando con la sensación de la respiración en su cuerpo y con el resto de sensaciones corporales (escaneo corporal) … De esta manera el niño va adquiriendo mayor capacidad de sentir las emociones en su cuerpo. Si además ha realizado prácticas de amabilidad, tiene más facilidad para poder permanecer atento cuando experimenta emociones difíciles como pueden ser la inquietud, el enfado o el miedo, en lugar de dejarse llevar por esas emociones perdiendo el control de sus actos o en lugar de suprimirlas. La gestión de la emociones difíciles basada en la plena consciencia o mindfulness es un proceso que se va construyendo poco a poco. Nosotros como adultos tratando de vivir con plena consciencia, estamos viviendo también este proceso, cada uno en su lugar, y continuamente aparecen nuevos desafíos en nuestras vidas que nos dan la posibilidad de experimentar nuevamente cómo permanecer atentos al momento presente cuando éste se despliega de una manera que es dolorosa o difícil de experimentar. De la misma manera los niños van a aprender poco a poco y cualquier oportunidad es buena para que sigan aprendiendo el mecanismo.   Cuando esta práctica es nuestra forma de vivir es mucho más fácil acompañar al niño, porque las emociones difíciles se presentan en cualquier momento, no durante una clase de mindfulness, y es en esos momentos en los que vamos a poner a prueba nuestra propia práctica y comprensión de la gestión emocional basada en mindfulness para guiar al niño. Aparte de que se trata de permanecer consciente a lo que está ocurriendo en el momento presente, no hay directrices concretas que funcionen en todos los casos. Cada caso es diferente. Nuestra mejor herramienta es estar nosotros presentes y conscientes para poder “leer” lo que el niño necesita y guiarle. También permanecer conscientes a los resultados de nuestras decisiones para aprender de lo que ha funcionado para que el niño se haya podido regular desde la plena consciencia y lo que no nos ha funcionado y preferimos descartar.   Pero la atención plena a las emociones no se emplea solo cuando las emociones son difíciles de experimentar. También es necesario acompañar al niño a darse cuenta de las emociones agradables que experimenta a lo largo del día. Nuestros cerebros, en su misión de protegernos del peligro o las amenazas, no están programados para fijas las emociones agradables como la satisfacción o la gratitud, tanto como las emociones como la ira o el miedo, y de ahí la importancia de traer consciencia a esos momentos en los que nos sentimos bien y con nuestras necesidades satisfechas, creando nuevos patrones que giran nuestra percepción hacia lo que si tenemos en lugar de a lo que nos falta. Como dice Jon Kabat Zinn, creador del Programa de Reducción del Estrés basado en Mindfulness, “Siempre y cuando estés respirando, hay más cosas que van bien en ti qué cosas que van mal, sean cuales sean las dificultades a las que te estás enfrentando”.   Otro punto importante en la gestión...

Read More

¿Cuál es nuestro objetivo al enseñar mindfulness a los niños y niñas?

Posted on 16 Mar 2018 | 0 comments

La comprensión del mindfulness es un proceso personal y gradual. Según practicas, la comprensión y la experiencia se va a ampliando, es algo fluido y no algo sólido, como la realidad misma. Últimamente, a través de mi propia práctica, estoy comprendiendo lo que comparto en este vídeo y que espero que sea útil, especialmente en estos tiempos de tanta confusión, en los que una práctica tan poderosa y transformadora como el mindfulness se puede convertir en otro desencadenante de frustración.  ...

Read More

Deja que los niños te enseñen mindfulness…

Posted on 30 Ene 2017 | 0 comments

Siempre que entro en una clase para enseñar mindfulness a los niños aprendo algo. Hoy en una clase de Primero de Primaria me emocionó algo que quiero poner en palabras para compartirlo. Después de varios meses avanzado cada semana en la comprensión y la práctica de la atención plena hoy tocaba empezar a aprender a movernos con atención y cuando les he propuesto que lo íbamos a hacer a cámara lenta, se han puesto contentísimos: ¡A cámara lenta!. Sus caras de sorpresa me han emocionado al darme cuenta que para ellos hacer algo a cámara lenta es algo interesante y maravilloso. Porque para ellos las pequeñas cosas de la vida aún son interesantes y maravillosas. Todavía se emocionan con lo simple. Los adultos, muchas veces estamos ya muy lejos de darnos cuenta de la belleza, interés o asombro que hay en lo simple, en lo pequeño. Ellos aún están ahí. Por eso, no es necesario darles cosas muy complicadas, juguetes complejos, tecnología, hacer planes raros… ellos disfrutan con la vida. Con las sombras, con la simple sensación de correr o con los charcos de agua. Ellos pueden enseñarnos de nuevo a disfrutar de lo simple, de la vida vibrante que hay más allá del filtro de nuestros conceptos, creencias y juicios. De vez en cuando para, pon el móvil en silencio y entra en su mundo, deja que ellos te muestren la vida que para mucho adultos ya pasa desapercibida. Deja que ellos te enseñen...

Read More

Mindfulness en contextos educativos: Profesores que aprenden y profesores que enseñan mindfulness.

Posted on 26 Dic 2016 | 0 comments

Comparto este interesante artículo publicado en la Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 87(30.3), pp.: Marta Modrego-Alarcón, Leticia Martinez-Val , Alba López-Montoyo, Luis Borao, Rebeca Margolles y Javier García-Campayo (2016). Mindfulness en contextos educativos: Profesores que aprenden y profesores que enseñan mindfulness. La creciente evidencia científica de mindfulness permite su expansión en distintos contextos, entre ellos el contexto educativo. Sin embargo, unida a esta rápida expansión, existe la preocupación de que los profesionales que enseñen mindfulness no tengan la suficiente formación personal y no posean las competencias y las habilidades necesarias para desempeñar esta tarea. Este artículo se basa en la información obtenida a partir de una búsqueda realizada en diferentes bases de datos, y referida a los principales artículos y trabajos publicados sobre mindfulness dirigidos al profesorado. Se exponen aspectos relativos a la formación en mindfulness y a las competencias, las habilidades y los principios necesarios para que los profesores apliquen mindfulness en las aulas; también se exponen las principales dificultades encontradas, los factores que contribuyen al éxito y las sugerencias de mejora respecto a la puesta en práctica de estos programas. Ver el estudio...

Read More

Lo que NO es mindfulness

Posted on 22 Dic 2016 | 0 comments

Lo que NO es mindfulness

Según mi experiencia, mindfulness no es algo que se comprenda a la primera de manera intelectual asistiendo a una charla o a un seminario. La consciencia plena es algo que se comprende e integra poco a poco a través de la práctica personal y la aplicación a la vida real. La organización Mindful Schools, con casi 10 años de experiencia llevando la atención plena al ámbito educativo,  recogió algunos de los principales malentendidos sobre lo que es mindfulness. Lo comparto esperando que esto ayude a comprender más lo que SI es mindfulness y aprovechar así todo su potencial. Especialmente para aquellos que nos dedicamos a enseñarlo a los demás, en particular a los niños.   1) Mindfulness no trata de sentirse calmado, ni de sentirse de ninguna manera en particular. A veces esperamos que mindfulness nos traiga paz, calma o relajación. Esto muestra la tendencia humana de perseguir experiencias placenteras y tratar de evitar las que no lo son. Queremos algo, no lo conseguimos y entonces nos sentimos infelices. Pensamos que no funciona o que lo hacemos mal. Empezamos a juzgar las experiencias o a nosotros mismos. Es verdad que a veces puedes notar calma o paz pero esto no está garantizado. De lo que trata mindfulness es de darnos cuenta de qué experiencia estamos teniendo en este momento (incluyendo los pensamientos, emociones o sensaciones corporales que forman parte de ella).   2) Mindfulness puede reducir el estrés significativamente pero no trata sobre reducción del estrés. Más que eliminar el estrés, nos ayuda a relacionarnos con el estrés de otra manera. Parece imposible que algo tan simple como escuchar lo sonidos o poner la atención en la respiración nos ayude a responder a las experiencias de una manera más saludable, pero esto es lo que la ciencia ha demostrado. Veinticinco años de investigación dicen que el mindfulness ayuda con el estrés cambiando nuestra relación con él. Este mismo razonamiento se puede aplicar a las emociones negativas. Se trata de relacionarnos con ellas de una manera diferente, no de intentar eliminarlas.   3) Mindfulness no es ausencia de pensamientos. En lugar de buscar tener la mente en blanco y que no haya pensamientos, aprendemos la habilidad de darnos cuenta de nuestros pensamientos sin tener que hacer nada con ellos, sin identificarnos con ellos. Esto es diferente a tratar de expulsar los pensamientos. Se trata de cómo nos relacionamos con los pensamientos, no de que desaparezcan.   4) Mindfulness no trata de resignarse o ser complaciente. Aceptar no significa que estés de acuerdo o seas complaciente. Significa reconocer lo que está pasando, lo cual es sin duda una buena idea porque queramos o no, está pasando. Desde esta aceptación tomamos acción para cambiar las situaciones cuando sea apropiado (para nuestro bienestar y para el de los demás) pero lo hacemos desde la compasión y la comprensión y no por reacción o frustración.   5) Mindfulness no es religioso. Cualquier persona puede beneficiarse de esta práctica. Es una experiencia humana que utiliza la consciencia y la compasión que está en nosotros. Da igual el camino espiritual, religioso o las creencias de las personas.   6) Mindfulness no es una receta milagrosa. Cuando pasamos por momentos de estrés o por emociones fuertes podemos buscar técnicas que nos ayuden. Mindfulness funciona, pero hay que enfocarlo con una actitud correcta. Basándonos en muchos años de investigación se ve claramente que para beneficiarnos del mindfulness el mejor enfoque es una visión a largo plazo.   Si quieres aprender por tí mismo lo que es mindfulness a través de tu práctica personal, ponte en contacto con nosotros....

Read More

Enseñar mindfulness a los niños

Posted on 9 May 2016 | 0 comments

Enseñar mindfulness a los niños

Muchas personas nos sentimos atraídas por enseñar mindfulness a los niños. Y creo que es algo maravilloso, porque el mindfulness o la plena conciencia, es una práctica que nos ayuda a estar en contacto con lo mejor de nosotros mismos, nos hace libres de nuestros patrones emocionales, libres de los juicios y creencias que se interponen entre nosotros y la vida, nos abre el corazón y nos ayuda a que la felicidad de los demás nos importe genuinamente. Es lo que cada uno de nosotros en el fondo estamos buscando – nos demos cuenta o no – y lo que el mundo necesita. Por lo que acercar esta práctica a los niños, es algo que merece muchísimo la pena. Thich Naht Hanh, maestro zen nominado como Premio Nobel de la Paz y uno de los grandes impulsores del mindfulness en la educación dice: “El mindfulness es una herramienta muy poderosa para que los niños aprendan las habilidades que alientan la paz en su interior y en el mundo que les rodea. Pero si queremos compartir exitosamente la plena consciencia con los niños, debemos antes ejercitarlo y encarnarlo nosotros mismos. Es importante que los educadores aprendamos a gestionar nuestras emociones para poder ayudar a los niños a hacer los mismo en clase o en casa”.   Igual que no enseñaríamos a tocar el piano o a hablar un idioma a alguien si nosotros mismos no sabemos, si deseamos enseñar mindfulness a los niños, comencemos aprendiendo y practicando nosotros mismos. Es importante que quien vaya a enseñar mindfulness a los niños, ya lo tenga mínimamente integrado, porque comprenderá las dificultades que encierra el proceso, los retos de cada etapa, las posibles confusiones que aparecen…y de esta manera podrá ser de auténtica ayuda a niños y niñas. No hace falta estar iluminado para empezar, porque entonces quizás sería demasiado tarde. Pero una posible guía puede ser ir compartiendo nuestras experiencias reales: Cuando hayamos sido capaces de gestionar un enfado a través de mindfulness podremos explicar a otros cómo hacerlo. Cuando hayamos comprobado que en una situación de mucho estrés poner la atención en varias respiraciones con atención plena nos calma, lo podemos enseñar a los demás, porque lo sabemos por propia experiencia. Cuando hayamos experimentado que el simple hecho de desear de corazón que los demás estén bien, nos hace sentir bien a nosotros, podremos compartir nuestro descrubrimiento con auténtico entusiasmo. Así que podemos contribuir a aportar mayor conciencia y compasión a este mundo primero a través de nuestra propia experiencia y seguidamente compartiendo nuestros descubrimientos con las próximas...

Read More