¿Quieres integrar el mindfulness en tu centro educativo?

¿Por qué utilizar un método? 

El mindfulness se está utilizando ya en mucho centros educativos como técnica de relajación. Pero el mindfulness tiene mucho más potencial que ser una técnica de relajación. Comprender y aprovechar los beneficios del mindfulness es un proceso, que cuando se recorre, permite a niños y profesores…

  • ser más conscientes de lo que hacen y de esa manera tener la oportunidad de romper hábitos de conducta no adaptativos.
  • introducir técnicas naturales de resolución de conflictos.
  • ser capaces de “responder” en los momentos difíciles, en lugar de “reaccionar”.
  • estar en contacto con su “verdad” emocional por encima de “lo que deberían sentir” y de esa manera poder atender la necesidad que hay detrás de esa emoción.
  • estar en contacto y apreciar lo bueno que ya tenemos en lugar de regodearnos en lo que nos falta y desarrollar así una gran fuente de felicidad y bienestar que es la gratitud.
  • explorar el relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con la vida de una manera más amable, de manera que el aprendizaje sea más fácil.

A través del método Mindful Schools que lleva utilizándose durante los últimos 10 años en Estados Unidos y de la experiencia de nuestras facilitadoras impartiéndolo en colegios en España desde 2014, tanto niños como docentes van construyendo una comprensión cognitiva y también experiencial de lo que es mindfulness y de los beneficios que aporta. Al finalizar la intervención el profesor puede continuar impartiendo mindfulness a sus alumnos por su cuenta y en los años consecutivos aprovechando todo su potencial. El único requisito para que funcione es que el profesor siga practicando.

 

¿En qué consiste el método? 


1. Intervención en el Aula (8 horas por aula)

El alumnado recibe formación sobre mindfulness para su integración personal y establece una rutina de práctica en clase.

  • 16 semanas
  • Sesiones de 15 minutos.
  • 2 veces por semana.

Las sesiones se dan en el horario escolar, dentro del aula. No se requiere ningún cambio en el aula. Los profesores están presentes.

 

2. Comprensión del Método por parte del Profesorado (20 horas)

Además de asistir a la intervención en su aula, el profesor paralelamente aprende el método para así poderlo aplicar por su cuenta en años posteriores, dando sostenibilidad al mindfulness en el centro educativo.

  • 8 sesiones
  • Sesiones de 2,5 horas
  • 2 sesiones de Feedback por parte de la instructora.

 

¿Cuáles son los beneficios de implementar este método? 

Principales beneficios del mindfulness para los NIÑOS:

  • Mejorar la concentración y la memoria
  • Aumentar la capacidad de darse cuenta o ser consciente
  • Gestionar las emociones
  • Controlar los impulsos
  • Aumentar la sensación de calma
  • Disminuir el estrés y la ansiedad
  • Aumentar el conocimiento de uno mismo
  • Aumentar la empatía y la compasión
  • Desarrollar habilidades naturales de resolución de conflictos
  • Cuidar la salud

 

Principales beneficios del mindfulness para los PROFESORES:

  • Mejora el enfoque atencional y la consciencia
  • Aumenta la receptividad ante las necesidades de los alumnos
  • Fomenta el equilibrio emocional
  • Apoya la gestión y la reducción del estrés
  • Favorece la buena salud de las relaciones personales en el trabajo
  • Mejora el clima del aula y fomenta un entorno óptimo para el aprendizaje
  • Favorece el bienestar general y la autoestima

 

MINDFULNESS NIÑOS

 

Thay-Shambala-2006-largerDel Libro Plantando Semillas, de Thich Naht Hanh, reconocido maestro de mindfulness.

Cada vez resulta más evidente el importante papel que desempeña la plena conciencia o el mindfulness (como se conoce en el ámbito de la psicología) en el campo de la educación. No solo desarrolla la atención y la comprensión cognitiva y emocional, sino que intensifica también la coordinación, al tiempo que mejora las habilidades y la conciencia interpersonal. Pero lo más interesante es que, al reducir el estrés, la ansiedad y la hostilidad, alienta la paz, la confianza, la alegría y el bienestar.

Nuestro sistema educativo suele centrarse en el desempeño competitivo, sin prestar tanta atención al aprendizaje emocional y social. Y, sin negar la importancia de que las escuelas enseñen a los niños las necesarias habilidadaes académicas, convendría empezar a tener también muy en cuenta el desarrollo de la estabilidad emocional y la tolerancia social.

El mindfulness es, en este sentido, una herramienta muy poderosa para que los niños aprendan las habilidades que alientan la paz en su interior y en el mundo que les rodea.

Pero si queremos compartir exitosamente la plena consciencia con los niños, debemos antes ejercitarlo y encarnarlo nosotros mismos.

Es importante que los educadores aprendamos a gestionar nuestras emociones para poder ayudar a los niños a hacer los mismo en clase o en casa.

“Hoy sé que lo más importante que transmitimos a los niños es nuestra manera de ser. Los niños son muy sensibles. No viven desde el intelecto, sino que lo hacen desde sus sentimientos. Y lo más importante que podemos ofrecerles es nuestra presencia, nuestra tranquilidad, nuestra amabilidad y nuestra paz. Pero para poder transmitirles todas estas cosas necesitamos practicar” Monja de la sangha de Plum Village.