INFORMACIÓN DEL CURSO

Aunque la implementación del curso se puede adaptar a las necesidades de cada centro educativo, la propuesta inicial que llevamos a cabo es el siguiente

PARA NIÑOS

Curso de mindfulness en el aula

Resulta muy difícil para los niños y jóvenes de hoy, conectar con ellos mismos para saber lo que sienten, en un entorno que continuamente mira hacia fuera, que está lleno de distracciones y estimula sin cesar la multitarea.

Al estar desconectados de su experiencia interior, a los niños y jóvenes les resulta más difícil tomar decisiones que realmente les beneficien a ellos mismos y a los demás y la vida se vuelve complicada y estresante.

En estas condiciones es más difícil aprender las materias que se imparten en el colegio, experimentar relaciones sanas y satisfactorias y tener una vida interior profunda que les ayude a estar en contacto con lo mejor de ellos mismos.

La práctica del mindfulness no es otra cosa que acostumbrarse a un estado mental más presente, abierto, atento… que consecuentemente se torna más sereno, reflexivo y compasivo.

El programa de “Mindfulness en el aula” tiene por objetivo enseñar esta habilidad o forma de ser, a través de técnicas cortas y conceptualmente simples, expuestas en un lenguaje que los niños pueden entender. Una vez interiorizadas, se trata de repetirlas en momentos cortos durante el día.

Algunos de los beneficios derivados de esta práctica son una mayor capacidad de concentración, el aprendizaje de la gestión emocional y control de los impulsos, una mayor capacidad reflexiva, una mayor empatía y compasión, entre otras cosas.

A quién va dirigido

Aulas de infantil y de primaria. Dirigido al alumnado y a sus profes.

¿Te interesa este curso para tu centro?

Objetivo del curso

Que cada niño/a y cada profe comprenda qué es la práctica de la atención plena o mindfulness, adquiera herramientas y técnicas claras y concretas para obtener los beneficios de la práctica e interiorice esta nueva habilidad.

Beneficios del curso

A nivel individual:

Beneficios para el centro:

Metodología

Se enseñan técnicas cortas y conceptualmente simples, expuestas en un lenguaje que los niños pueden entender. Una vez interiorizadas, se trata de repetirlas en momentos cortos durante el día para que se vuelvan automáticas y continuas.

Para PRIMARIA el curriculum que utilizamos es Mindful Schools que lleva aplicándose en colegios desde 2007 llegando a más de 3 millones de estudiantes en todo el mundo.

Para INFANTIL utilizamos el curriculum de Atención y Amabilidad, desarrollado por el Neurocientífico Richard Davidson, impulsor del proyecto Center for Healthy Minds.

En Coco Tips llevamos aplicando estos curriculums en colegios de Madrid desde 2014.

¿Cómo funciona?

Aunque la implementación del curso se puede adaptar a las necesidades de cada centro educativo, la propuesta inicial que llevamos a cabo es el siguiente:

Cada semana la profesora de mindfulness entra en el aula 2 veces, media hora cada vez. En cada sesión, los niños y niñas aprenden una técnica en forma de juego, de exploración… La profesora, antes de irse, deja un reto que los niños podrán hacer por su cuenta individualmente y también grupalmente como clase con apoyo de su tutora. Son técnicas muy sencillas y a la vez efectivas.

De esta manera los niños y niñas van avanzando en su comprensión y experiencia del mindfulness y van encontrando la utilidad para sus vidas, para sus estudios, para la relación con sus amigos, con sus aficiones, con sus emociones…

Es muy útil si los docentes del centro educativo quieren involucrarse personalmente en el trabajo y para ello en Cocotips siempre animamos a hacer un grupo de trabajo con los profesores para que puedan ir comprendiendo las profundidades de esta práctica a diferentes niveles (neurológico, psicológico, atencional…). También es importante que los docentes puedan experimentar prácticas dirigidas a ellos como adultos que les ayuden en el cuidado de su bienestar.

Qué dice el profesorado

Como maestra que ha vivido varios años la experiencia de tener al equipo de Cocotips en mi Centro escolar, y en concreto en mi aula, quería compartir lo que ha significado introducir Mindfulness en nuestra vida escolar diaria guiados por estas personas tan profesionales y especiales. Ha supuesto una gran revolución en todas las personas implicadas en este bonito Proyecto mostrando grandes beneficios a nivel personal y en la propia convivencia del colegio. Toda la comunidad educativa hemos aprendido mucho y nos ha servido de gran ayuda para gestionar emociones, para tratarnos con respeto y amabilidad, sin juicios y para atender al momento presente con mayor atención y conciencia. Cocotips ha sabido transmitirnos grandes valores y ayudarnos a enfrentarnos y desenvolvernos con mucho amor en diversas situaciones, no sólo dentro del Centro a nivel académico sino en diferentes ámbitos de la vida. Estamos deseando que esta situación se normalice para poder seguir contanto con Cocotips. Todo el colegio ha sentido que ha sido una experiencia muy positiva. Los alumnos han mostrado una gran motivación y han modificado muchas de sus conductas, se han sentido más concentrados y felices. Las familias de los niños también han notado un cambio muy positivo en sus hijos y los docentes se han implicado y han aprendido apoyados y guiados de la mano de Cocotips.
Para mi supuso una experiencia muy enriquecedora que vinieras a mi colegio y a mi clase a enseñar a los niños mindfulness. Fui notando como cada vez los niños iban empatizando cada vez más y lo interiorizaban como una parte de su vida. No era solo jugar a respirar o a notar el ancla. A medida que iban pasando las sesiones los niños entendieron para que era y lo integraron con la importancia suficiente como para utilizarlo como herramienta en situaciones difíciles o disfrutar las placenteras. Pero esa transformación que se produjo no fue solo a nivel individual en ellos, sino que fue a nivel global de aula. Poco a poco costaba menos que el ambiente de clase fuera agradable, un ambiente sin gritos, donde no era necesario repetir “recoge”, “termina” … todo iba saliendo …. Fue una gran experiencia que me transformó a mí también como profesora. Siendo capaz de empatizar más con cada niño y viendo más desde el corazón las necesidades de ellos. Ha sido maravilloso. Y siempre estaré agradecida de este gran regalo de la vida.
Hace ya varios años, en mi clase entraron dos mujeres que cambiaron mi vida y mi forma de ver las cosas. Vinieron a hacer un programa “piloto” de algo que se llamaba mindfulness y no sabíamos muy bien para que servía. Por aquel entonces estaba dando clase en 3ºEP y estábamos tod@s tan expectantes…que estábamos dispuestos a dejarnos “llevar” sin juzgar, sin hacernos expectativas, sin intentar cambiar nada. Fue algo mágico, tanto para l@s alumn@s, como para mi. Aprendimos a mandar mensajes de agradecimiento a gente que estaba lejos de nosotros, a parar antes de actuar, a respirar siendo conscientes, a vivir en el presente…, cosas, que hasta el momento habíamos pasado por alto, pero eran más importantes de lo que jamás pudimos comprender en un primer instante. Tod@s deseábamos que continuasen, pero por circunstancias de la vida, no pudo ser. A partir de ese momento, algo se movió en mi y comencé una nueva andadura que aunque hacía años la había comenzado, me habían dado la oportunidad de retomarla. Comencé a buscar la mejor versión de mi, para podérsela ofrecer a todos aquellos que estaban conmigo, tanto a alumnos ,como familiares y en concreto a mis hijas , mis dos grandes tesoros. Empecé a instaurar en mis clases de forma rutinaria las respiraciones conscientes antes de las pruebas que tan nerviosos nos ponían, a hacer en casa antes de acostarnos algo de mindfulness, a comprarme y a leer artículos sobre el tema y sobre todo a creer en esta nueva manera de apreciar la vida y sacarle el mayor jugo posible. Estoy agradecida a estas dos grandes personas, que un día llamaron a mi puerta, para mostrarme una nueva filosofía de vivir. He estado haciendo talleres para seguir aprendiendo, he compartido tiempo con mis compañeras en clases one line, he puesto en práctica una rutina en mi aula de gimnasia mental, en donde se incluyen las respiraciones conscientes, he enseñado a mis hijas que ante un problema hay que sentirlo, aceptarlo y dejarlo fluir, para luego buscar ( o que te “llegue” la solución)… Así que , una vez más gracias por brindarme esta oportunidad de ver el mundo con otras gafas diferentes a las grises.
Implementar dinámicas y prácticas de mindfulness en clase ha hecho que el día a día sea totalmente diferente a lo que antes era una jornada escolar. Los tiempos ahora giran en torno a lo que los niños necesitan, a lo que va surgiendo, a lo que van pidiendo, sin prisas, ni objetivos que cumplir con presión, sólo dejarles hacer y aprender por sí mismos. Ahora consiste en ver, observar y vivir, darnos cuenta de lo que nos rodea, mostrar gratitud por ello, y practicar mucho el dejar ir. Con la amabilidad por bandera, nuestra clase es ahora un lugar de encuentro y disfrute, donde cada vez se respira más calma y se siente cargadito de mucho amor. Las familias nos dan un feedback muy bonito al respecto, contando cómo todo esto lo llevan también a casa. Profundo agradecimiento para siempre a Cocotips y a ti Viki por poner luz en este bonito camino.

Centros en los que he colaborado...

¡Me interesa este curso!