Menudo rollo, ¿para qué quiero yo aprender meditación?.

Meditación para niños:
Menudo rollo, ¿para qué quiero yo aprender meditación?.

Muchos niños -y muchos adultos -no saben qué es exactamente la meditación y si les propones aprender a meditar, con razón se preguntaran para qué, teniendo cosas más divertidas que hacer.

El objetivo de este artículo es aclarar qué es la meditación y por qué merece la pena dedicar tiempo y esfuerzo a aprender esta práctica.

Cuando hablas de meditación a veces la imagen que viene a la mente es la de una persona sentada en un cojín tratando de tener la mente en blanco. Pero realmente la meditación es algo que se practica en todos los momentos del día y no persigue dejar la mente en blanco sino ser consciente de tu actividad mental sin aferrarte a ella.

 Un buen ejemplo es el de un alpinista que se entrena en el gimnasio cada día para luego estar en forma al subir la montaña. Su objetivo no es el gimnasio, es la montaña. Con la meditación ocurre los mismo. El objetivo no es sentarse en el cojín, el objetivo es la vida.

 

El cojín hace que vayas practicando cada día como traer la mente a casa. Es decir, como estar consciente y atento, en el momento presente, sin dejarte arrastrar por los pensamientos o emociones que surjan. Pero la utilidad no es esa, es poder llevar ese estado de presencia y consciencia a todo lo que hagas. Por eso la meditación te ayuda a todo: a estudiar, a hacer un exámen, a tener una conversación en la que escuches realmente a la otra persona, a hacer un deporte, a bailar, a jugar, a cocinar… Como dice el maestro de budismo tibetano Sogyal Rinpoché: La meditación es el estado de no distracción.

Hay un pequeño cuento que he escuchado de muchas maneras diferentes pero que en todos los casos viene a decir los mismo:

Un estudiante le pregunta a su maestro.

–       ¿Cómo te entrenas para lograr la felicidad?

–       Comiendo y durmiendo.

–       Pero eso lo hace todo el mundo…

–       Si, pero no todo el mundo come cuando come y duerme cuando duerme.

Si te fijas, es muy extraño que estemos presentes totalmente en aquello que estamos haciendo. Estamos comiendo, pero nuestra mente no está aquí, está pensando en otra cosa. Lo mismo nos ocurre cuando escuchamos a alguien, cuando paseamos por la naturaleza, incluso a veces cuando leemos un libro y después de acabar la página nos damos cuenta de que no nos hemos enterado de nada, porque estábamos pensando en otra cosa.

Decía John Lennon: “La vida es lo que pasa mientras hacemos otros planes”.

Además la meditación es un proceso de conocer poco a poco a tu propia mente: darte cuenta de cuándo tus reacciones descontroladas te juegan malas pasadas, diferenciar lo que te hace sufrir de lo que te sienta bien, darte cuenta de las emociones que surgen en ti y ser así capaz de gestionarlas…

¿Para qué molestarse en aprender meditación? Para convertirte en el amo de tu vida y para llegar a ser auténticamente feliz.

¿Quieres recibir información sobre nuestros cursos, talleres y otras novedades?Subscríbete a la Newsletter de Cocotips

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies